Plazos de protección y anulación del contrato de arrendamiento de locales comerciales

En caso de arrendamiento de locales comerciales, los arrendatarios tienen un plazo de protección legal de 5 + 5 años. El plazo de preaviso legal es de 1 año y la anulación se deberá hacerla por medio de una carta certificada o una cédula de notificación.

Las partes también podrán convenir un período de prueba de 2 años. Cuando no haya anulación, el contrato de arrendamiento pasará tácitamente a un contrato de arrendamiento de un período de 5 años, descontando los primeros 2 años de los primeros 5 años.

Después de los primeros 5 años el arrendador sólo podrá anular el contrato de arrendamiento a base de mala explotación de empresas por el arrendatario o uso propio urgente por el arrendador. Bajo uso propio urgente se entiende también renovación que no se puede realizar sin anulación del contrato de arrendamiento. El hecho simple que el arrendador quiere vender el local comercial no es motivo justificado para uso propio.

Después del segundo plazo de 5 años el arrendador podrá anular el contrato de arrendamiento a base de mala explotación de empresas por el arrendatario o uso propio urgente por el arrendador. También es posible anular el contrato a base de cálculo de intereses entre el arrendador y el arrendatario, la negación a un ofrecimiento razonable para firmar un nuevo contrato de arrendamiento y porque el arrendador quiere efectuar uso específico a base de un plan urbanístico vigente.

El arrendatario siempre podrá anular el contrato de arrendamiento después de cada plazo de 5 años, naturalmente considerando el plazo de preaviso.

Cuando el arrendatario, después de la anulación por el arrendador, no aceptará por escrito la anulación del contrato de arrendamiento dentro de un plazo de 6 semanas, el arrendador deberá iniciar un procedimiento judicial para anular el contrato de arrendamiento. El contrato de arrendamiento estará vigente hasta una decisión irrevocable del juez.

Las normas estrictas para la anulación sólo estarán vigentes si una de ambas partes quiere anular el contrato de arrendamiento unilateralmente. Claro está que ambas partes podrán decidir en común anular el contrato de arrendamiento de mutuo acuerdo.