Renovación/reparaciones urgentes – vivienda

En caso de renovación de la vivienda, la vivienda será renovada parcialmente por modificaciones o adiciones. También demolición, después de la cual la vivienda será reconstruida, es renovación. Renovación es otra cosa que la realización de ‘reparaciones urgentes’, en cuyo caso se trata de reparación o sustitución de partes existentes de la vivienda. El deleite de arriendo se quedará al mismo nivel en caso de la realización de reparaciones urgentes, pero en caso de renovación el deleite de arriendo aumentará. El arrendador no deberá pedir permiso al arrendatario para la ejecución de reparaciones urgentes; el arrendatario deberá consentir estas reparaciones.

A pesar de que el arrendatario deberá consentir reparaciones urgentes, éste seguirá teniendo derecho a un posible disminución de la renta a causa de defectos, disolución del contrato de arrendamiento y posiblemente indemnización.

 

Para la ejecución de las actividades de renovación el arrendador necesitará permiso del arrendatario. El arrendador deberá enviarle al arrendatario una propuesta razonable. Cuando el arrendatario opinará que la propuesta no es razonable, no deberá estar de acuerdo. El arrendador le deberá plantear la propuesta al juez, y posiblemente deberá demostrar, que sí se trata de una propuesta razonable.

 

Cuando la renovación tratará de 10 o más viviendas que forman juntas una unidad arquitectónica, la propuesta será considerada razonable cuando por lo menos el 70% de los arrendatarios esté de acuerdo con la propuesta. El arrendatario que no esté de acuerdo con la propuesta, podrá exigirle una sentencia al juez, dentro de un plazo de 8 semanas después de que el arrendador le informó de que por lo menos el 70% de los arrendatarios está de acuerdo con la propuesta de renovación.

 

Cuando el arrendador realice actividades de renovación, será posible que en algunos casos el arrendatario deberá mudarse (por un período temporal) a una vivienda provisional. Además será posible que la renta estará incrementada después del fin de la renovación.

 

Cuando haga falta una mudanza en relación con una renovación proyectada, en caso de que no es posible que el arrendatario podrá quedarse en la vivienda durante la renovación, el arrendatario tendrá derecho a una compensación por mudanza. La compensación está fijada por disposición ministerial y es de €5.993,-. Se deberá esta compensación por mudanza solamente cuando las actividades necesarias para la renovación hagan necesario la mudanza. Por ejemplo cuando se realicen las actividades de renovación al mismo tiempo que las reparaciones urgentes, se deberá examinar si una mudanza es necesario basándose en las actividades de renovación.