Subarriendo – local comercial y otros locales (como oficinas, almacenes, consultas, salones de belleza)

El arrendatario está autorizado a subarrendar el local arrendado a otra persona, a no ser que pudiera suponer que haya objeciones por parte del arrendador. Por ejemplo podrán existir objeciones contra el arrendatario mismo o contra el uso del local arrendado.

 

Cuando quede expresamente prohibido la cesión del contrato de arrendamiento, subarriendo estará prohibido de cualquier modo. El incumplimiento por parte del arrendatario de esta prohibición, por lo general dará lugar a la resolución del contrato de arrendamiento por el juez.
Además el arrendatario podrá estar obligado a pagar daños y perjuicios ante el arrendador cuando éste haya sufrido daños de verdad. Piense por ejemplo en abono de beneficio proporcional y gastos necesarios para levantar el subarriendo como los gastos de desalojo.