Subarriendo – vivienda

En caso de viviendas el subarriendo estará prohibido, a menos que el arrendatario de una vivienda independiente que tenga su alojamiento principal en la vivienda, subarrienda parte de la vivienda.

 

Cuando quede expresamente prohibido la cesión del contrato de arrendamiento de la vivienda, subarriendo estará prohibido de cualquier modo. El incumplimiento por parte del arrendatario de esta prohibición, por lo general dará lugar a la resolución del contrato de arrendamiento por el juez.
Además el arrendatario podrá estar obligado a pagar daños y perjuicios ante el arrendador cuando éste haya sufrido daños de verdad. Piense por ejemplo en abono de beneficio proporcional y gastos necesarios para levantar el subarriendo como los gastos de desalojo.

 

Aunque el arrendatario haya subarrendado la vivienda independiente de una manera ilícita, será posible que el subarrendatario podrá continuar el contrato de subarrendamiento. Cuando el contrato de arrendamiento principal haya sido anulado, el arrendador podrá, dentro de 6 meses después de esta anulación, exigir al juez anulación del contrato de subarrendamiento por medio de un procedimiento judicial. Cuando el arrendador no entable una exigencia, éste estará comprometido al contrato de subarrendamiento, aunque él mismo no haya establecido este convenio.